San Josemaría Escrivá
"No me canso de repetir que hemos de ser almas contemplativas en medio del mundo, que procuran convertir su trabajo en oración".

Conociendo a San Josemaría

San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei

Con el título "San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei", la Oficina de información ha diseñado un mapa donde se pueden localizar algunos lugares relacionados con la historia del Opus Dei y su fundador.

Infografía: San Josemaría, mensaje y vida

El fundador del Opus Dei es conocido como "el santo de la vida ordinaria". Fallecido en 1975, se le pudo filmar en encuentros que mantuvo con personas de todo tipo; y ahora se puede conocer mejor su vida a través de un infográfico y varios mapas interactivos.

Cuestiones históricas

Cuestiones históricas sobre la vida de San Josemaría y de su familia, el origen del Opus Dei, el comienzo del Opus Dei, la guerra civil de España, Franco y otras muchas preguntas.

vídeos de san Josemaría

Audios de San Josemaría

Edición crítico-histórica de 'La abadesa de Las Huelgas'

Edición crítico-histórica de 'La abadesa de Las Huelgas'

San Josemaría Escrivá de Balaguer es sobradamente conocido en el ámbito de la espiritualidad, pero no tanto en el terreno científico e investigador. Se publica ahora, en el marco de la edición crítico-histórica de sus Obras Completas, una amplia monografía sobre la jurisdicción cuasi episcopal ejercida durante siglos por la abadesa del monasterio de Las Huelgas.

Mensaje del día

“Reina de la paz, ruega por nosotros”

Santa María es –así la invoca la Iglesia– la Reina de la paz. Por eso, cuando se alborota tu alma, el ambiente familiar o el profesional, la convivencia en la sociedad o entre los pueblos, no ceses de aclamarla con ese título: «Regina pacis, ora pro nobis!» –Reina de la paz, ¡ruega por nosotros! ¿Has probado, al menos, cuando pierdes la tranquilidad?... –Te sorprenderás de su inmediata eficacia. (Surco, 874)

No hay paz en muchos corazones, que intentan vanamente compensar la intranquilidad del alma con el ajetreo continuo, con la pequeña satisfacción de bienes que no sacian, porque dejan siempre el amargo regusto de la tristeza. (...)

Cristo, que es nuestra paz, es también el Camino (Ioh XIV, 6.). Si queremos la paz, hemos de seguir sus pasos. La paz es consecuencia de la guerra, de la lucha, de esa lucha ascética, íntima, que cada cristiano debe sostener contra todo lo que, en su vida, no...